Amritsar

Amritsar

Escala en Delhi

Tras algo mas de 12 horas de viaje en autobús en el que dormimos a ratos ya que en los baches de las carreteras nos levantábamos un palmo de la cama literalmente justo nos dejaría en frente del templo de Akshardham casualidades de la vida y justo abrían en 20 minutos, así que no lo pensamos 2 veces y allí nos fuimos, es una lastima que no te dejen entrar cámaras ni móviles porque la verdad el sitio merece la pena, por contra es de agradecer que la entrada es gratuita y solo pagarías por los espectáculos pero como el que queríamos ver hasta las 11,30 no empezaba pues al final nos fuimos sin verlo.

El complejo fue inaugurado en 2.005, después de décadas de planificación y construcción. La idea original de construir un templo en las orillas del río Yumana para el culto se inició en el año 1.968. Debido a varias circunstancias imprevistas, así como a algunas otras previstas, el proyecto se retrasó varias veces. Finalmente, después de cumplir con los requisitos ambientales, se pudo hacer realidad el bello Akshardham, que a día de hoy luce en toda su gloria. Fue inaugurado el 6 de noviembre de 2.005 y construido de acuerdo con las directrices de la arquitectura de antiguas escrituras hindúes.

Allí tienen una consigna en la que dejar la mochila que funciona a las mil maravillas, el complejo esta muy bien cuidado y limpio ya era el segundo que nos encontrábamos tan bien cuidado después de los templos de Khajuraho, bien! esto va mejorando! Sin duda lo que mas impresiono a parte de ser un templo que no parece del año 2005 ya que conserva toda la esencia del hinduismo son sus techos de mármol blanco, son espectaculares! una lastima no haber podido fotografiarlos. Os dejo aquí alguna foto que he sacado de internet.

Ki baoli

Este paso por Delhi poco tenia que ver con nuestro primer día en India, primero porque llevábamos ya 3 semanas en el país y segundo porque no subimos mas arriba de la estación de Nueva Delhi y esque en el resto de la ciudad las cosas son diferentes, íbamos a ir al centro neurálgico de la ciudad: Cannought place, muy cerca de allí se encuentra el Ki Baoli, la entrada tambien es gratuita.

 

Agrasen ki Baoli (conocido también como el baño de Agrasen) es uno de los monumento protegido por el Estudio Arqueológico de la India. La palabra Baoli es usado para describir un baño con escalones. La leyenda dice que fue construido por Maharaja Agrasen durante el Mahabharata en la era épica, casi más de 5.000 años, pero no hay ningún registro histórico para probarlo. Fue reconstruido por la comunidad Agrawal en el siglo 14. Esta enorme estructura tiene 60 metros de largo y 15 metros de ancho con antiguos estribos, compuesto por una serie de arcos superpuestos apoyados sobre pilares o columnas. El paso también incluye cerca de 103 escalones que conducen hacia la base que una vez almacenaba agua y consiste en cinco niveles diferentes, los muros de piedra de color rojo de la Baoli se organizaron con inventivos diseños con una serie de estructura arqueadas que lucen sombrías y desoladas, pero aún hermosas.

El Baoli tenía agua hasta los recientes tiempos, pero ahora se ha secado y se puede ver el fondo del depósito, es bien conocido por las palomas y murciélagos que residen en las profundidades de lugar, es un lugar fresco y silencioso en el corazón de la capital. El silencio se profundiza a medida que uno se mueve a la parte inferior de las escaleras, las magníficas vistas del contorno poco a poco desaparecen, y la luz del día da paso al desvanecimiento, asegurando el hecho de que está considerado como uno de los lugares fantasmagóricos más frecuentados en Delhi.

Qutab minar

De aqui cogimos un metro a la estación que da nombre al minarete y decidimos pasear por los parques del exterior, observamos que la entrada estaba saturada de gente, la mayoria locales y vimos que en las taquillas tambien habian aumentado el precio para los extranjeros a 600 rupias, para ver un minarete? decidimos no entrar y irnos a descansar al hotel, al dia siguiente tocaba madrugon para coger un vuelo a Amritsar.

Nos levantamos a las 2:30, el hotel que habíamos reservado lo teníamos junto al aeropuerto, 1 km de distancia y para alli que salimos, en medio del camino nos encontramos a un conductor de tuk tuk que muy amablemente nos hizo el gesto del 1 por llevarnos al aeropuerto yo le dije ten rupies y dijo que si, ni siquiera me dejo en el aeropuerto, me dejo en una terminal que tiene bus del aeropuerto a la terminal 2 y 3, cuando nos bajamos le dimos nuestras 10 rupias y se quedo quejándose diciendo que eran 100 rupias este tío flipaba, le tiramos 10 rupias mas y ahi lo dejamos jurando en Indio, a mi me la iba a pegar…

Como íbamos con el tiempo un poco justo decidí coger un Uber porque los flipaos de los tuk tuk me pedían 400 rupias por llevarme a la terminal 2, como se aprovechan de los turistas les dije que hasta luego y que muchas gracias, en menos de 2 minutos ya estábamos en la terminal 2 quedaba apenas 1 hora para que saliera mi vuelo entre una cosa y otra así que todo chulos nos fuimos para el control de seguridad con nuestra boarding pass en el móvil, como siempre que había viajado y me dicen que no que lo tengo que llevar en papel así que vuelta para atrás, voy a las maquinas donde metiendo tu código del vuelo te imprimen el billete y a mi no me lo imprimía, todo eran problemas, así que pregunto por allí y me dicen que haga la larga cola de la gente que factura maleta que allí me lo imprimen, al final me dejaron colarme un poco antes porque mi vuelo cerraba puertas a las 4:30, bien llegue a las 4:28!

Ya sabeis si volais en India al ser extranjeros no os va a funcionar la maquina de imprimir el billete ademas cuando vayais al mostrador os van a pedir que enseñeis la tarjeta con la que comprasteis el vuelo, es algo que yo no sabia pero que ya no me volvera a pasar.

Alli conocia a Carlos un chico de Almeria con el que compartiria el dia siguiente en Amritsar, vivia en Londres y habia venido a Delhi por 6 meses a trabajar, curiosamente le habian invitado a una boda en Amritsar este fin de semana, asi compartimos el taxi del aeropuerto a la ciudad.

El templo dorado

Lo primero que hice fue ir al templo dorado para coger una habitación, allí los extranjeros estamos a parte y podemos dormir gratis a cambio de un donativo (o no) y dejar allí la mochila ya que tienen taquillas que puedes cerrar con tu candado, después a contemplar ese amanecer increíble en el templo.

En 1577, el Gurú Ram Das cavó un foso en el actual emplazamiento del templo, que actualmente es el lago artificial que lo rodea. Este lago se denomina «Amritsar», que significa ‘piscina de néctar’, y que actualmente da el nombre a la ciudad donde se encuentra. El levantamiento del templo se llevó a cabo entre el 1588 y el 1604, siendo el Gurú Arjan Dev quien inició y concluyó su construcción . El mismo año de la inauguración del recinto, se instaló en el altar del templo al Adi Granth, que es la escritura sagrada de los sijs, considerada por ellos como el actual gurú o guía espiritual. El primer Granthi o lector fue Bhuda Baba ji.

Su arquitectura es una representación simbólica del pensamiento sij. Este templo tiene cuatro entradas, una a cada lado, que simbolizan la apertura de los sijs a todas las religiones, entre otros aspectos.

El templo está abierto a personas de cualquier religión, nacionalidad, sexo, color o raza. No existen restricciones para entrar, excepto la observancia de las normas de conducta más elementales como: cubrirse la cabeza, no usar zapatos, vestirse de manera modesta, ser respetuoso, sentarse en el suelo como muestra de respeto al Adi Granth y a Dios, no beber alcohol, no comer y no drogarse, entre otras.

Es alucinante el sitio, toda la ciudad gira en torno a este templo sijs, no se si me gusto mas al amanecer, al atardecer o por la noche, era precioso, dentro no pudimos hacer fotos ni grabar por respeto a los sijs, la mayoría de ellos lo visita por lo menos una vez en su vida, especialmente durante ocasiones especiales como alumbramiento, cumpleaños y matrimonio.

Es alucinante la bondad de esta religión en la que todo el mundo podía dormir gratis, comer gratis e incluso me encontré un campamento medico en la que iba la gente que no tenia recursos para ir al medico y todo esto funcionando las 24 horas del día, el templo se mantiene a través no solo de los donativos que hace la gente, sino a través de los donativos de los Sijs de todo el mundo.

Wagah border

Ademas de Amritsar en la localidad de Wagah un pueblo dividido que pertenece la mitad a India y la otra mitad a Pakistan se llevaba a cabo todos los dias sobre las 16:30 o 17 horas una batalla de gallos entre Indios y Pakistaníes, esto y el templo dorado son 2 cosas imprescindibles si visitas India, de lo mejor que he visto hasta ahora y encima eran gratis ! Nosotros cogimos un taxi que luego resulto ser una furgoneta en la que viajabamos de pasajeros 8 adultos y 3 niños, pagamos 250 rupias ida y vuelta que no nos parecio un mal precio pues la frontera esta a 30 km pero se tardaba 1 hora en llegar y siempre es mas seguro que ir en tuk tuk, debes de estar alli al menos 1 hora antes pues antes de abrir la frontera ya hay un show que es digno de ver, normalmente se sale a las 14:30 de amritsar y seguro que te encuentras a mucha gente ofreciéndose a llevarte, nosotros lo cogimos en las inmediaciones del templo dorado.

Es uno de los pocos pasos fronterizos que hay entre India y Pakistán debido a la gran tensión existente entre ambas naciones. Antes de que el Imperio Británico abandonara el país dejó instaurada una frontera que nos les satisfacía a ninguna de las dos partes: la ciudad de Lahore con una gran congregación hindú quedó del lado pakistaní de mayoría musulmana, y la ciudad de Amritsar con una gran población musulmana se quedó del lado indio de mayoría hindú. Durante años intentaron solucionar sus diferencias pero finalmente el conflicto derivó en varias matanzas y la población marginada de ambas ciudades tuvo que emigrar al otro de la frontera, desde entonces se han sucedido los ataques y hoy en día siguen manteniendo una fuerte presencia militar en la zona.
 
La llamada Wagah Border permanece abierta durante el día para el paso de personas y vehículos con fuertes controles de seguridad y por la tarde se lleva a cabo acabo la ceremonia entre vítores y reivindicaciones, y representa un gesto diplomático entre dos países con grandes conflictos territoriales, actualmente enconados en la zona de Cachemira, al norte del país.

Los extranjeros ademas entramos por una zona vip así que estar atentos a la entrada porque vamos por una cola que esta situada en el lado izquierdo y tenemos los mejores asientos para ver la función, yo incluso me compre unas palomitas, es alucinante lo patriotas que son los Indios vitoreando a sus soldados y portando gorras y banderas de su país, cuanta envidia.

Jallianwala Bagh Memorial

Junto al templo dorado también se encuentra este memorial rindiendo homenaje a las victimas, la entrada es gratuita y si tienes tiempo no esta de mas dar un paseo no te va a llevar mas de 15-20 minutos.

La masacre de Amritsar, también conocida como la masacre del Jallianwala Bagh (‘Jardín Jallianwala’), fue una matanza ocurrida en la ciudad de Amritsar el 13 de abril de 1919, cuando soldados del Ejército Indio Británico al mando del general Reginald Dyer ametrallaron a una multitud de miles de hombres, mujeres y niños sijes, hinduistas y musulmanes desarmados, que estaban reunidos en el jardín de Jallianwala para el festival de Vaisakhi (Año Nuevo).

Y hasta aquí mi paso por Amritsar, esta lejos pero merece la pena sobre todo porque el templo dorado y el Wagah border son 2 de las mejores cosas que visitar en India, nos vemos en el siguiente capitulo !

Khajuraho

Khajuraho

Tras dejar atrás Orchha esta vez cogimos un tuk tuk compartido que nos llevaría a la estación de autobuses, solo nos costo 20 rupias y llegamos a ir 15 personas allí, vaya locura! Al llegar a la estación de tren volvimos a negociar otro tuk tuk que por 30 rupias nos llevaría a la estación de tren para ir al siguiente destino, nos habían dicho que de la estación de Orchha salia un tren a Khajuraho a las 6:45 pero como no había mucha información y no podíamos comprar los billetes online fuimos a lo seguro.

Así cogimos nuestro tren en hora y tras 4,30 horas de viaje y poco mas de 2 euros de billete de tren llegábamos a Khajuraho ya de noche, habíamos negociado con nuestro hotel un conductor de tuk tuk que nos llevaría desde el aeropuerto por 150 rupias, pues el aeropuerto se encuentra a 6 km de la estación de tren, allí nos dieron un montón la chapa los conductores de tuk tuk hasta que por fin tras 10 minutos apareció nuestro conductor con un cartel con mi nombre.

Allí llegamos a nuestro hotel, el Marble Palace nos alojamos a traves de AIRBNB, en un pueblecito muy pequeño en el que todo el mundo hablaba Español, ya de camino en tuk tuk alguien llamo al conductor para hablar conmigo y intentar llevarme a cenar a su restaurante, como siempre le dijimos que no, preferimos ir a nuestra bola.

El conductor se ofreció a llevarnos al día siguiente a recorrer los templos pero también le dijimos que no muy amablemente, nosotros nos alojamos cerca de los templos del oeste que son los mas famosos y serian los únicos que íbamos a visitar, yo creo que con 10 templos basta no?

Esa misma noche salimos a cenar y aunque Khajuraho tiene una población de 25.000 personas a mi me dio la impresión de ser mucho mas pequeño, allí todo el mundo hablaba Español algo que aun no me habia pasado en la India, eran realmente pesados, preferiría que solo hablaran en Ingles que por lo menos me entero de la mitad solamente jajaja, y del restaurante al hotel a descansar.

Al día siguiente íbamos a visitar los templos del oeste que estaban apenas a 100 metros de nuestro alojamiento, los conocidos como templos del Kamasutra o así es como te los venden.

Los templos del No sexo

Los templos son hinduistas. Khajuraho supo ser la capital religiosa de la dinastía Chandella, allá lejos y hace tiempo, los templos datan del siglo X y XI, el complejo me sorprendió ya que todo estaba muy limpio y bien cuidado algo que no habíamos visto hasta ahora en los sitios mas turísticos, observamos que habían subido la entrada de 250 a 600 rupias pero bueno ya que estábamos allí no íbamos a dejar de entrar, por cierto no nos dejaron pasar el trípode.

Dentro del complejo había un conjunto de 8 construcciones. Todas diferían en estética y en antigüedad pero mantenían un mismo hilo conductor, realmente no se trata de los templos del kamasutra como se los conoce. Por el contrario solo buscan reflejar la vida cotidiana de aquel entonces. Entre su cotidianidad estaba la práctica del tantra, pero también cocinar, trabajar, bailar, etc. Y eso es lo que está representado. El contenido erótico no llega al 10% del trabajo arquitectónico. Incluye escenas de sexo, tríos, orgías y hasta incluso zoofilia. Las otras esculturas representan escenas de las más variadas: músicos, artesanos, ninfas, madres, niños, amantes, etc. También había varias representaciones o esculturas de dioses como Shiva, Parvati y Ganesha (padre, madre e hijo).

¿Entonces porque le llaman los templos del Kamasutra?  El nombre vende.

Pero igualmente incluyeron el sexo como parte de su vida cotidiana. De alguna forma habla, no sé si llamarlo educación sexual, pero sí que no era un tabú hace un milenio y que vivían  el sexo de otra manera. Pero, curiosamente, India es un país con mucha censura sobre todo en el ámbito sexual. Las parejas no solo no se besan ni abrazan en público, tampoco van de la mano. Hablar de los templos del kamasutra suena absurdo, entonces, en una sociedad donde un beso es sancionado. Pero es lo que ofrecen las guías y agencia de viaje del país suena algo raro no?

Después de allí nos fuimos a comer y a solucionar un par de problemas, primero mi disco duro me estaba dando problemas después de un golpe y segundo nuestro billete de tren estaba en waitlist y no tenia pinta de que íbamos a poder viajar al día siguiente, y teníamos un vuelo dentro de 2 días con lo cual no podíamos retrasarnos, así que esa misma tarde nos dirigimos a la estación que habíamos visto que salia un bus cama hacia nuestro próximo destino y nos queríamos asegurar que así era, la estación de autobús estaba como a 1 km de distancia, allí de camino nos hicimos otro amiguete que nos explico que le gustaba hablar Español porque así practicaba el idioma, le pregunte que porque hablaban tanto Español allí y me dijo que antes venían muchos turistas de España y que ahora había menos turismo allí, aunque lo cierto es que yo por la mañana vi llegar un montón de autobuses de turistas a los templos, lo único que estos no hacen noche allí, sino que ven los templos y se los llevan a otro lado, también me llevo a la tienda que trabajaba en la que por supuesto no le compre nada.

Al llegar allí estaba efectivamente el autobús y me confirmaron que salia todos los días a las 18:45, me enseño una web donde comprar los billetes pero le dije que iba a esperar a mañana, quería saber si conseguía cama o no en el tren.

La foto es de un autobus local que estaba en la estación.

 

Al día siguiente mi billete seguía en lista de espera así que decidimos comprar el billete de tren, no nos dejo pagarlo en rupias y nos salio por 13 euros, eran 12 horas de viaje lo que teníamos al siguiente destino, así que echamos unas cervezas al día siguiente con nuestro amigo Sunit y directos a la estación que aun nos quedaba mucho por recorrer.

Nos vemos en el próximo capitulo…

Orchha

Orchha

Orchha un remanso de paz

 

Tras visitar las 4 grandes ciudades del norte de India: Delhi, Varanasi, Jaipur y Agra, visitar Orchha era algo que necesitábamos en nuestro viaje, situado a la orilla del río Betwa sin duda uno de los sitios mas recomendables para pasar un par de dias, es cierto que por las mañanas llegan algunos autobuses de turistas pero visitan el fuerte y se marchan con lo cual las tardes y las noches son sumamente tranquilas aquí y es que Orchha es un pueblecito de 10.000 habitantes y créeme para ser India eso es muy poco, era un sitio en el que se respiraba paz y a pesar de haber un montón de tiendas y tenderetes nadie viene a intentar venderte nada, era de agradecer.

Para ir la mejor opción es llegar hasta Jhansi, pues desde la estación de Orchha solo hay 2 trenes al día uno que sale hacia Khajuraho y otro que vuelve, desde allí regateamos para coger un tuk tuk por 260 rupias pues Orchha queda a 19 km de esta ciudad, a la vuelta sin embargo compartimos tuk tuk hasta la estación de bus de Jhansi por 20 rupias y desde allí por 30 rupias mas compartimos otro tuk tuk a la estación de tren de Jhansi.

Orchha debe su popularidad a su pasado. Supo ser capital de la dinastía de los Bundella, por lo cual sus pocas calles se entrecruzan entre templos y palacios donde habitaban dioses y reyes ya hoy olvidados. Casi 20 construcciones aguardan hoy ser visitadas, en el centro del pueblo tienes un mercadillo que montan todos los días y junto a él tenemos tanto el Chaturbuj Mundir como el Ram Raja Mandir, 2 templos hindus que no debes perderte.

Al otro lado del rio es donde te encuentras el complejo de edificios en el que sorprendentemente aun mantiene el precio de 250 rupias para los extranjeros, los locales solo pagaran 50 rupias, con esto puedes visitar todo el complejo, aunque a los turistas solo les llevan al Raja Mahal y al Jahangir Mahal, en los alrededores tienes un montón de caminos y ruinas en las que podrás visitar tu solo.

Orchha es un pueblecito para ser caminado varias veces. Primero porque no hace falta caminar más de 5 minutos para perderse en el medio de la nada. Donde no se ve nada más que campo. Y segundo por la amabilidad de la gente. Todas las personas saludan y sonríen. De echo en el restaurante que fui a comer acabe haciendo todas las comidas por lo amables que fueron, apunta Open Sky restaurant, ademas tiene una terraza con vistas al fuerte estupenda.

Llegue a Orchha sin muchas referencias pero ya puedo decir que de lo poco que conozco de India se ha convertido en uno de mis rincones favoritos, sin duda si visitas el norte de India debes de pasar un par de días en Orchha.

Nos vemos en el siguiente capitulo…

Taj Mahal

Taj Mahal

Tras el salto desde Varanasi a Jaipur nos disponíamos a realizar el recorrido a la inversa, la primera para era Agra una ciudad que nadie visitaría pero que todo el mundo debe visitar pues allí se encuentra el Taj Mahal una de las 7 maravillas de India. Al llegar a la estación de Agra Cantt una horda de conductores de tuk tuk te avasallan para que subas con ellos pues saben que todo el mundo viene a visitar el Taj Mahal, nosotros decidimos ir caminando ya que estábamos junto al Fuerte Rojo de Agra y así poder conocer sus alrededores.

En la puerta también descubrimos que el precio de 300 rupias para extranjeros lo habían aumentado a 600 rupias, ya teníamos decido que no íbamos a visitarlo, ahora aun menos así que allí mismo cogimos un Ola Cabs ya que Uber todavía no funciona en Agra y nos llevo a nuestro alojamiento, bueno mas bien cerca porque en la avenida del Taj Mahal en ocasiones solo dejan entrar coches eléctricos para reducir la contaminación en el Taj Mahal.

Nos alojamos en Sunita Planet una ubicación excelente para visitar el Taj Mahal, cerca de la puerta este, nos alojamos a través de AIRBNB eran unos 12 euros pero nosotros no pagaríamos nada con nuestro crédito de viaje.

Esa misma tarde nos dirigimos hacia el rió Yamuna para contemplar uno de los atardeceres mas bonitos de nuestro viaje, os dejo aquí la ubicación y para muestra unas imágenes de lo que viví aquella tarde.

A la mañana siguiente a las 5:30 de la mañana nos pusimos en camino al Taj Mahal pasamos por taquilla para pagar 1100 rupias es el precio que han vuelto a aumentar este año 2018, los locales solo pagan 50 rupias por el acceso, hay que tener en cuenta que el Taj Mahal cierra los viernes porque van los musulmanes a rezar.

Allí en la puerta se ofrecían un montón de guías para contarte un poco la historia y en la misma puerta se dividían la fila de locales hombres, la de extranjeros y una fila de mujeres para pasar un estricto control de seguridad. Eran las 6:15 estaba amaneciendo y ya estábamos dentro del complejo!

 

La historia de amor del Taj Mahal

 

Si hay un símbolo del amor puro y absoluto por encima de razas, religiones o culturas ese es el mausoleo del Taj Mahal. Su construcción por parte de un sultán mogol, para albergar la tumba de la que fuera su gran amor, está plagada de multitud de leyendas y ha servido durante años para mitificar el amor eterno, generación tras generación, fascinando e inspirando por igual a viajeros y escritores a lo largo de los siglos. Pero, ¿conocemos cuál es la historia real que inspiró la construcción de una de las consideradas como las siete maravillas del mundo moderno?

Corría el año 1607 cuando el entonces Príncipe Imperial Yurram, más tarde conocido como el emperador musulmán Shah Jahan, conoció en un bazar de la ciudad india de Agra, capital del imperio mogol entre los siglos XVI y XVIII, a la princesa Arjumand Banu Begum, de sólo 15 años e hija del Primer Ministro de la Corte. Cuenta la leyenda que la joven estaba probándose un collar de diamantes por valor de 10.000 rupias y el príncipe, que no era precisamente pobre, pagó sin dudar la joya, conquistando de inmediato el corazón de la princesa.

A pesar de su condición de príncipe, no todos sus deseos eran tan sencillos de cumplir y las razones de estado le obligaron a olvidarse de Arjumand y tomar por esposa a alguien de su mismo rango, una princesa hija del rey de Persia. Pero el príncipe nunca pudo olvidarse de aquella joven que había conquistado su corazón y, dado que la ley musulmana le permitía tener varias esposas, cinco años después de ese primer encuentro y sin haberse visto ni una sola vez más, el príncipe pudo cumplir con su sueño y casarse con su amada.

El príncipe fue coronado en 1627 tomando el nombre de Shah Jahan, ‘Rey del mundo’ y fue conocido como un gobernante bondadoso, gran amante de su pueblo y de la paz. Pero la felicidad nunca dura eternamente y menos en las historias de amor que pasan a la posteridad y pronto la tragedia sacudiría violentamente sus vidas.

En 1631, tras 19 años de feliz matrimonio y durante una visita a la campaña de Burhanpur, donde se encontraban las tropas de Shah Jahan con el objetivo de sofocar una rebelión, Mumtaz Mahal falleció repentinamente al dar a luz al decimo cuarto hijo de la pareja, una niña llamada Gauhara Begum, en su lecho de muerte le pidió al rey Shah que construyera en su memoria un monumento sin igual en el mundo.

Los deseos cumplidos de Mumtaz Mahal
El emperador y amante esposo sintió un dolor tan intenso que deseó morir junto a su esposa. Su tristeza era tan profunda que se encerró en sus habitaciones ocho días con sus ocho noches, sin comer ni beber. A la salida, Jahan ordenó que se cumpliera el luto en todo el reino prohibiendo las vestimentas de colores, tocar música, usar perfumes y joyas y hasta llegó a prohibir la sonrisa entre los súbditos. Jahan se encerró en palacio sumido en su dolor y no reapareció hasta un año después muy envejecido y, para asombro de sus súbditos, su pelo y barba se habían vuelto blancos en tan sólo unos meses.

El monarca contrató a 20 mil obreros para construir el que sería el mejor mausoleo del mundo.
Para llevar a cabo la edificación se utilizaron materiales como el mármol y muchos otros que fueron llevados de distintos países en elefantes; el jade y el cristal de la China, el lapislázuli de Afganistán y las amatistas y los corales provenientes de Persia y Arabia, entre otros; tardó en construirse 22 años, representados en las 22 pequeñas cúpulas del recinto.

La construcción del Taj Mahal también encierra una serie de leyendas, entre ellas la historia del arquitecto, Ustad Isa; aunque no se sabe si el personaje realmente existió. Se dice que el emperador Shah Jahan quería que el arquitecto sintiera el mismo dolor que él y por ello mandó matar a su esposa y una vez terminada la construcción lo dejó ciego y le cortó las manos para que nunca volviera a construir nada igual.

Este majestuoso homenaje tuvo, sin embargo, nefastas consecuencias para Shah Jahan quien, perdido en su afán por honrar y venerar al que fuera el amor de su vida, no reparó en costes y los cincuenta millones de rupias que finalmente gastó en su construcción, que según la valoración actual podrían suponer más de quinientos millones de dólares, le provocó caer en una ruina económica y consecuentemente en la pérdida de su trono a manos de su tercer hijo Aurangzeb en 1658. Éste, aunque le permitió seguir con vida, le confinó al encierro en el Fuerte Rojo, desde donde, enfermo y derrotado, contemplaba el Taj Mahal, su gran obra, monumento a su amada y refugio para el descanso eterno de ambos.

Una historia de amor eterno
A su muerte, a la edad de 74 años y después de largos años de enfermedad, fue su propio hijo, Aurangzeb, el que desterró la idea de hacer realidad el sueño de su padre encargándose además, de romper la simetría que regía en todo el complejo del Taj Mahal enterrando a su padre al lado de Mumtaz Mahal. En un principio la tumba de Mumtaz se encontraba en el centro exacto de la sala principal, por lo que al añadir la de Jahan todo el conjunto queda desplazado hacia un lado.

Y hasta aquí nuestro paso por Agra, sin duda del Taj Mahal es impresionante solo por esto ya merece la pena haber venido a India, es mucho mas grande de lo que habia podido llegar a imaginar.

Nos vemos en el proximo capitulo…

Jaipur

Jaipur

Como os habia dicho Jaipur fue mucho mas que el Diwali, es de sobras la ciudad mas bonita del triangulo dorado del norte de India (Jaipur-Delhi-Agra).

Jaipur (en hindi जयपुर /yáipur/), conocida también como La ciudad rosa, es la capital del estado de Rajastán en la India.

La ciudad fue construida en estuco rosado para imitar la arenisca. En 1905 el príncipe de Gales visitó Jaipur. Para darle una bienvenida correcta se decidió volver a pintar los edificios de la ciudad de color rosa. Desde entonces, este color se considera un símbolo de la hospitalidad de Jaipur.

Jaipur es una urbe llena de vida y energía, con un centro histórico por el que apetece deambular hasta perderse por sus numerosos bazares.

Fuimos a visitar el palacio de los vientos o Hawa Mahal es el icono de Jaipur, Se trata de una de las fachadas del palacio real a la que el marajá Sawai Pratap Singh ordenó añadir en 1799 más de 900 ventanas para que sus reinas y concubinas pudieran asomarse a la calle y ver cómo era la vida real, más allá del serrallo de palacio y que no pasa desapercibida para nadie.

El palacio tiene cinco pisos, los dos superiores un poco más estrechos, lo que le confiere una cierta forma piramidal. Está construido en arenisca roja y rosa, con incrustaciones realizadas en óxido de calcio. La fachada que da a la calle tiene un total de 953 pequeñas ventanas. El viento que circulaba a través de ellas le dio nombre al palacio. Este viento es el que permitía que el recinto se mantuviera fresco incluso en verano.

Cerca de una de las puertas principales a la Pink City deberia de parar el autobus oficial 5AC segun vimos en google, pero tras mas de media hora de espera decidimos de subirnos en uno de esos minibuses de los 80 que nos dejarian en el fuerte de Amber, a la ida nos cobraron 30 rupias y a la vuelta 20, es lo que tiene te ven extranjero y te cobran 10 rupias mas, pero que vas a hacer ponerte a discutir por 12 céntimos de euro?

El Fuerte Amber, se encuentra a 11 km de Jaipur y fue la antigua capital, esta situado sobre la cima de una colina, es una de las fortalezas más bellas de todo el país. Así, sobre la montaña pueden verse palacios, pabellones, jardines, salones… Las vistas desde arriba son increíbles: se ve la ciudad de Jaipur, la muralla original de la ciudad y el lago Maotha.

Este fuerte es una de las 7 maravillas de India, fue originalmente construida por los Meenas, quienes consagraron la ciudad a Amba, la Diosa Madre a la que conocían como “Gatta Rani” o “Reina del Pasado” [Tod. II.282]. Construida sobre los restos de una estructura anterior, el complejo palaciego que permanece en la actualidad fue comenzado durante el reinado del Rash (‘rey’) Man Singh, comandante en jefe del ejército de Akbar y miembro del círculo íntimo de los “9 cortesanos”, en 1592. Amber sufrió modificaciones bajo sucesivos dirigentes en los siguientes 150 años, hasta que los kachwahas trasladaron su capital a Jaipur durante la época de Jai Singh II.

La entrada del fuerte de Amber eran 500 rupias y la entrada del Hawa Mahal 200 rupias, nosotros finalmente solo pagamos 100 y 25 rupias porque siempre hay tiempo de fabricarse un carnet de estudiante, quiero decir que siempre hay tiempo de ponerse a estudiar no? bien merece ahorrarnos casi 600 rupias y seguro en este viaje nos servirá en mas ocasiones.

La última visita de Jaipur seguramente no aparezca en las guías pero recomiendo totalmente la visita, algo tan sencillo como ir al cine y a pesar de que la película estaba en Hindú y no me entere de nada, solo estuve hasta mitad de película porque tenia unos problemas de estomago estos últimos días en Jaipur y es que todo el que viene a India acaba teniendo problemas de estomago era algo con lo que ya contaba.

y ahí estábamos dirigiéndonos a taquilla de el Raj Mandir de Jaipur, considerado como uno de los 10 cines más importantes de todo Asia. Bajo su luminoso letrero podemos leer “The Show Place of the Nation” y yo os puedo asegurar que sí, que pasar a su interior es todo un espectáculo y no precisamente por lo que ocurre en la pantalla sino a su alrededor.

Habia 3 o 4 tipos de entrada, rubí, diamante, esmeralda… nosotros compramos la mas económica rubí y fueron 150 rupias, el gran cine solo tenia una sala enorme me recordó a un cine de los años 80, por la división de las puertas nos dimos cuenta que las entradas baratas iban en las primeras filas y las mas caras iban mas arriba, nosotros estuvimos en primera fila, ademas pagamos mas por un refresco y unas palomitas (230 rupias) que por la entrada, me recordó un poco al cine en mi país.

La película era los Matones de Hindostan era una película de piratas de acción pero que tenia sus toques de comedia, me sorprendió como aclamaba el publico cuando aparecía determinado actor o actriz, para ellos allí son superestrellas.

Y hasta aquí mi paso por la capital de Rajastan, nos vemos en la próxima !