Una maravilla de la naturaleza

Situado en medio del océano Índico, el archipélago de las Maldivas está formado por cerca de 1.200 islas agrupadas en 26 atolones coralinos que dibujan una doble cadena paralela en dirección Norte-Sur que atraviesa el Ecuador, de ellas poco más de 200 estan habitadas.

Las Maldivas tienen su origen geológico en una gran cadena montañosa oceánica de origen volcánico. Hace millones de años, alrededor de sus islas volcánicas ya extintas fueron creciendo corales, que formaron arrecifes anulares. Con el tiempo, el arrecife fue creciendo mientras la isla interior se hundía, hasta que la isla desapareció bajo el mar. De este modo el arrecife se convirtió en un atolón con una laguna abierta en su interior.

Este proceso se pudo producir debido a su situación geográfica. Los corales son animales marinos tropicales, razón por la cual sólo se encuentran arrecifes coralinos y atolones en aguas cálidas tropicales y subtropicales, como es el caso de las aguas que bañan las islas Maldivas.

La cadena montañosa, por su parte, forma una cresta submarina que recorre 2.350km en el fondo del océano Índico y que crea un cambio brusco en su profundidad. Así, las aguas profundas son forzadas a ascender hacia la superficie, llevando con ellas los nutrientes que serán la base de la cadena trófica en cuya cúspide están los tiburones, los animales estrella del buceo en estas islas.

Evidentemente, entre los nutrientes y los tiburones hay un sinfín de seres vivos que habitan estas aguas cristalinas. Todos ellos hacen que las inmersiones en las Maldivas sean un momento inolvidable.

Sin duda Maldivas tiene un gran tesoro bajo sus aguas, aquí os lo muestro.

Espectacular!!