Tras 14 horas de tren por fin llegábamos a Varanasi, en la estación un colapso de trafico tremendo como creo que ocurre en todas las ciudades de la India, conseguimos negociar un tuk tuk que por 130 rupias nos llevaría a nuestro alojamiento la parte sur del casco antiguo de Varanasi, allí nos vino a esperar Seema quien nos iba a alojar en su casa los próximos días, junto al Tulsi Ghat, el alojamiento lo hicimos a través de AIRBNB que con nuestro crédito de invitaciones no pagamos nada, Seema fue una anfitrión increíble recomendamos su alojamiento totalmente, el desayuno estaba incluido incluso tenias la opción de comer o cenar por solo 100 rupias.
https://www.airbnb.es/rooms/18477321

La ciudad sagrada de Varanasi o también conocida como Benarés, es una de las más antiguas del mundo y una de las siete ciudades sagradas para el hinduismo, ya que según la cosmología se considera el centro de la tierra. Se encuentra a los pies del famoso río Ganges, el más contaminado del mundo. Miles de peregrinos acuden a los ghats para liberarse de sus pecados en las aguas sagradas, otros llegan para morir, y muchísimos otros son traídos a los crematorios para ser arrojados al Ganges. Expirar en este río supone la moksha (liberación del ciclo del nacimiento y la muerte), alcanzar la iluminación o nirvana.

La mejor experiencia en Varanasi la he vivido en su paseo en barca al amanecer, Seema nos consiguió un guía que por 500 rupias pasaríamos casi 3 horas con el, lo primero que hicimos fue ir al ritual sagrado al amanecer que se celebra junto al Assi ghat todos los días a las 5:15 de la mañana para después tomar una barca y disfrutar un amanecer increíble.

Alli nos explicaba que Shiva era quien creo la ciudad de Varanasi y cuan importante era para ellos esta ciudad y todo lo sagrada que es para el hinduismo y el budismo, tambien nos explicaba que los ghats por mucho que pudiera parecer solo tenian 200 o 300 años de antiguedad relativamente poco para lo antigua que era la ciudad, se dice que Varanasi fue la primera ciudad habitada del mundo hace mas de 4.000 años.

Tambien nos explico que en las cremaciones las mujeres (amigas familiares del difunto) no tienen permitido asistir a la cremación dado que se cree que son más propensas a llorar y en el hiduismo se considera que los fluídos corporales, incluyendo las lágrimas, contaminan al cuerpo y al espíritu del fallecido. Sin embargo si pueden ayudar a preparar el cuerpo para que luego los hombres de la casa lo lleven al crematorio, por lo general en una especie de camilla realizada en bambú y cubierto por un sudario blanco y otras telas anaranjadas con brillos dorados y adornado con flores.

Las familias en función de su poder adquisitivo pueden comprar mas cantidad de leña y de mejor calidad, hay familias que ni siquiera pueden permitírselo y arrojan directamente los cadáveres al Ganges.

Ademas hay unos casos en los que los cadaveres tampoco se incineran y directamente se atan a una cuerda con una piedra pesada y se tiran en medio del rio Ganges:

1- Los niños menores de 3 años porque se cree que aún sus almas están puras por lo que no precisan ser purificados con fuego.

2- Las embarazadas, porque el feto es un alma pura.

3- Los leprosos o fallecidos por una enfermedad epidémica, para evitar que se propague.

4- Los hombres considerados “santos” como los yoguis o brahamanes.

5- Aquellas personas que han muerto por mordedura de una cobra, dado que se considera que este animal es una de las representaciones de Shiva por ende su veneno es purificador.

Al atardecer también se celebraba la ceremonia sagrada Ganga Aarti en Dasaswamedh ghat un ritual que todos los días alrededor de las 18:15 de la tarde concentra a miles de personas frente al rió Ganges.

El Aarti es conducido por siete líderes de la ceremonia, uno por día de la semana. Están subidos a un escenario a orillas del río y la escenografía se completa con una especie de paraguas de luces. La ceremonia se inicia con el saludo de bienvenida al Ganges, donde un hindú representando a Shiva sopla unos caracoles de viento. Durante tres cuartos de hora, efectúan variados ritos con lámparas de fuego, hacen sonar campanas, cantan mantras y esparcen incienso. El sonido constante de los instrumentos autóctonos, acompañados por golpes de tambores, campanas y cánticos de fondo, crean una atmósfera religiosa conmovedora.

Cuando terminó la ceremonia, en el camino de regreso se podía ver una bruma sobre el Ganges, las almas que habitan en el río. Esta ciudad vibra por sí misma, la espiritualidad, que se vive con la intensidad, te hace replantearte tu vida terrenal y material, en un viaje de ida y no de vuelta? ¡Namasté Varanasi!

En nuestro paso por Varanasi no dejamos de visitar el Shri Durga Temple, La universidad Hindu de Varanasi o el famoso Blue lassi con los mejores lassi que puedes probar, totalmente recomendable.

Ademas conocimos a Dani y Feña una pareja de Madrid que llevaban un año viajando juntos y a cinco chicas de Molina de Aragón que también llevaban 2 semanas viajando por India.

Un indispensable si visitas India es venir a Varanasi.
Hasta la próxima !